Revista 31 de octubre

Entre gatos negros e historias de brujas: mitos y leyendas de la celebración de Halloween

El festival se ha convertido en sinónimo de decoraciones, disfraces, dulces y fiestas. Pero los orígenes de Halloween son algo más antiguos y misteriosos, y datan de hace cientos de años.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
Hoy 10:22 -

El 31 de octubre, hombres lobos, zombis, fantasmas y brujas invaden las calles de las principales ciudades del mundo. ¿La ocasión? Halloween. De origen europeo, se remonta a la festividad de origen celta más importante del período pagano en Europa hasta su conversión al cristianismo, el antiguo festival gaélico de Samhain, que marcaba el final de la temporada de cosecha y el comienzo del invierno, o la mitad más oscura del año.

A medida que las noches se alargaban, el pueblo gaélico creía que la barrera entre el mundo de los humanos y el reino de los espíritus comenzaba a debilitarse, permitiendo un paso entre los dos. Y con el fin de proteger sus cultivos, establecían lugares en sus mesas para buenos espíritus y encendían fogatas para ahuyentar a los malos espíritus.

Durante la celebración de Samhain, los celtas encendían grandes hogueras y golpeaban tambores para guiar a los visitantes del inframundo, mientras vestían disfraces para alejar a los espíritus malévolos. Sin embargo, cuando los romanos se hicieron cargo, el festival de Samhain se combinó gradualmente con las celebraciones fúnebres romanas de Parentalia y Feralia, en la que se honraba a los muertos. Tales momentos de transición en el año siempre se han pensado como especiales y sobrenaturales.

Sin embargo, según Nicholas Rogers, profesor de historia de la Universidad de York en Toronto y autor de Halloween: del ritual pagano a la noche de fiesta (Oxford University Press, 2003), “no hay pruebas contundentes de que Samhain se haya dedicado específicamente a los muertos o al culto a los antepasados”.

En el siglo VIII, el papa Gregorio III declaró el 1 de noviembre como un día en el que todos los santos y mártires serían honrados. Esto se conoció como el Día de Todos los Santos, que convirtió el 31 de octubre en la víspera de Todos los Santos, que luego se convertiría en Allhalloween o Halloween.

A través de disfraces, historias y celebraciones durante la temporada, seres míticos, desde brujas hasta zombis y hombres lobo, cobran vida. Y cada uno de los seres espeluznantes lleva su propia historia oscura. La gente se viste como los muertos vivientes, y las lápidas falsas adornan los hogares, actividades que no serían toleradas en otras épocas del año.

Aunque todavía no se ha demostrado una conexión directa entre Halloween y Samhain, muchos investigadores creen que debido a que el Día de Todos los Santos y Samhain están tan juntos en el calendario que se influyeron mutuamente y luego se combinó en la celebración ahora llamada Halloween. Algunos de los mitos más famosos que la rodean.

Gatos negros, escaleras, brujas y fantasmas

Los fantasmas de Halloween de hoy a menudo se representan como más temibles y malévolos, y nuestras costumbres y supersticiones también son más aterradoras. Evitamos cruzar caminos con gatos negros, con miedo a que nos traigan mala suerte. Esta idea tiene sus raíces en la Edad Media, cuando muchas personas creían que las brujas evitaban la detección al convertirse en gatos negros.

Tratamos de no caminar debajo de las escaleras por la misma razón. Esta superstición puede provenir de los antiguos egipcios, que creían que los triángulos eran sagrados (también puede tener algo que ver con el hecho de que caminar debajo de una escalera inclinada tiende a ser bastante inseguro). Y alrededor de Halloween, especialmente, tratamos de evitar romper los espejos, pisar grietas en el camino o derramar sal.

Las brujas de Halloween simbolizan que este último día de octubre los poderes satánicos y la brujería está en su nivel más alto. Además, el gran auge que estas figuras está adquiriendo últimamente en la sociedad, con referencias a ellas en la literatura y el cine, dota de especial relevancia esta fiesta, que da rienda suelta a todo tipo de representaciones de sus conjuros. A ellas se asocian los gatos negros, animales sobre los que recae las creencias de estar poseídos pos las almas de los muertos que regresan del más allá o por el espíritu de alguna bruja, que se transforma para acercarse más fácilmente a sus víctimas.

Algunos de los rituales menos conocidos

Pero, ¿qué pasa con las tradiciones y creencias de Halloween que los trick-o-treaters de hoy han olvidado por completo? Muchos de estos rituales obsoletos se centraron en el futuro en lugar del pasado y en los vivos en lugar de los muertos.

En particular, muchos tuvieron que ver con ayudar a las mujeres jóvenes a identificar a sus futuros esposos y asegurarles que algún día, con suerte, para el próximo Halloween, se casarían. En la Irlanda del siglo XVIII, una cocinera podría enterrar un anillo en un puré de papas en la noche de Halloween, con la esperanza de traer verdadero amor al comensal que lo encontró.

En Escocia, los adivinos recomendaban que las jóvenes nombrara una avellana para cada uno de sus pretendientes y luego las arrojara a la chimenea. La que se convertía en cenizas en lugar de explotar, según la historia, representaba al futuro esposo. (En algunas versiones de esta leyenda, lo contrario era cierto: la nuez que ardía simbolizaba un amor que no duraría).

Las mujeres jóvenes arrojaron cáscaras de manzana sobre sus hombros, con la esperanza de que cayeran al suelo en la forma de las iniciales de sus futuros esposos; trataron de ver su futuro mirando las yemas de huevo que flotaban en un recipiente con agua y se pararon frente a los espejos en habitaciones oscuras, sosteniendo velas y mirando por encima de sus hombros las caras de sus futuros maridos.

Por supuesto, ya sea que estemos pidiendo consejos románticos o tratando de evitar siete años de mala suerte, cada una de estas supersticiones de Halloween se basa en la buena voluntad de los mismos “espíritus” cuya presencia sintieron los primeros celtas.

Dejanos tu comentario
Últimas noticias